La piel de gallina…

¿ Motivación, ética, comunicación no verbal ?…fui a República Dominicana para dar unas conferencias en la Universidad Salomé Ureña y acabé siendo yo la que aprendió de los más de 80 alumnos que asistieron a ellas.

Me motivaron como solo lo pueden hacer quienes te miran con la ilusión de una vida entera por vivir, bebían cada palabra mía con la sed del que quiere más, mucho más…

No podía fallarles, debía añadir páginas a su libro de vida que tuvieran el valor que ellos merecían, que comprendieran de tal forma que pudieran ver más allá de mis palabras, haciendo suyas las reflexiones, porque debían transmitir lo aprendido a los que un día serán ciudadanos de su país, la responsabilidad era mucha y todo un reto…

Entraron en la sala donde debían transcurrir las conferencias, móvil en mano, nada que no hagamos todos en nuestra vida cotidiana. Se dejaron caer en la silla y con gesto indolente y resignado, unos bostezando, otros con mirada ausente se dispusieron a escuchar a esa española que viniendo de tan lejos, algo sobre la Comunicación no Verbal  y otras cosas les tenía que contar…

Sonreí, miré de un lado a otro y les hice una promesa, al acabar la conferencia lo que habrían aprendido, no lo olvidarían y no les dejaría indiferentes…los estudiantes al oírme se enderezaron en sus asientos, los móviles se pusieron en silencio y sus ojos me regalaron  una luz de interés que no perdieron en las dos horas que estuvieron sentados, bueno, no siempre sentados, pero entonces aún ignoraban las sorpresas que les aguardaban.

Ciento veinte minutos más tarde, la emoción de sus aplausos puestos en pié fue mucho más de la esperada, el agradecimiento de sus profesores describiendo la conferencia como “un bombazo” a repetir en próximos años académicos y, el ruego de la coordinadora de psicología para acudir a la Facultad de Medicina, antes de mi marcha, para que los futuros médicos vivieran también lo que allí había ocurrido me dejó emocionada y,  con el alma tan llena que no tengo forma describir mi gratitud a la vida, por lo mucho que me da, por el regalo de momentos en los que no puedo evitar que se me erice la piel con la generosidad por lo mucho que recibo, por la generosidad ajena…

Ellos me dieron su tiempo, me tatuaron la piel con su calor, me regalaron sus sonrisas y sus risas, salí de allí mucho más que agradecida, salí extraordinariamente viva….

¡¡ Nos volveremos a ver !!.

foto universidad manos arriba (3)

 

Conferencia en el Caribe…

En unos días voy a estar en una Universidad  de la República Dominicana,

estoy invitada para dar unas conferencias a los nuevos estudiantes. A los jóvenes que me escucharán, les hablaré con el corazón, de lo mucho que tienen por delante, de que nada es fácil, que encontrarán muchos y complicados obstáculos, pero que rendirse no es una opción.

Les hablaré de la ética y los valores, de la enorme responsabilidad que tienen estudiando para formar en un futuro a las nuevas generaciones.

Les hablaré de la alegría de la sonrisa de un niño que agradece ser enseñado, de que los sueños se cumplen si les pones en tu pensamiento todas las formas y colores y, en tu esfuerzo, todo el empeño que seas capaz, les hablare, les haré bailar, les haré levantarse de las sillas y vibrar, pero sobre todo…les haré pensar.

Agradecida por la inmensa suerte con la que la vida me sorprende cada día…

¡¡Os veo a mi vuelta!!

Demostración de Coaching Wingwave

Quiero compartir con vosotros este vídeo de una demostración de Coaching Wingwave, una poderosa herramienta de Coaching con la que trabajamos el estrés que nos producen emociones mal resueltas por nuestro cerebro.

En esta ocasión es Aina Olivé en el Institut Gestalt de Barcelona quien trabajará el miedo a los perros de un cliente.

Wingwave es un gran aliado de probada eficacia para conseguir superar fobias, miedo a hablar en público, miedo a volar. También la ingestión compulsiva de algunos alimentos, así como control de la adicción al tabaco.

 

¡¡Que suerte tienes!!

¿ Cuantas veces has escuchado esa frase en tu vida ?…

Si tus hijos tienen éxitos académicos y personales, no falta quien te felicite por tu suerte como padre, como si en la ruleta de la paternidad o maternidad hubiera números ganadores o perdedores, no hay hijo que llegue con manual de instrucciones, ¡¡menudo susto la primera fiebre con llanto inconsolable !!. Ser padre es un constante acierto- error, no hay otra, lo fácil es delegar en la escuela, en los amigos que se van encontrando, seguir las opiniones ajenas, (todos tenemos cerca aquel que lo haría diferente a ti, e insiste que mucho mejor)… Lo difícil es estar ahí cuando nuestros hijos quieren y cuando no quieren, cuando se enfrentan y cuando nos ponen a prueba, somos humanos y no hay quien no haya querido tirar la toalla, esos “Locos bajitos”, como decía Serrat, pueden hacer de tu día un infierno, eso es así y el resto, muy a pesar nuestro es poesía.

Sin embargo, ¡¡buenas noticias!!, de nuestros errores, nuestros hijos también aprenden, me lo dijo el pediatra de los míos, cuando acudí presa de la más profunda angustia, por la constante sensación de no acertar nunca…

Antes de que tuviéramos hijos, o nos los tuviéramos, nosotros  construimos  el Iceberg de nuestras vidas, ya fuera como estudiantes o no, vivimos una vida y empezamos otras muchas muchas y, en cada éxito conseguido, escuchábamos a menudo un ¡¡que suerte tienes!! y nosotros dábamos por toda respuesta una sonrisa, aunque tuviéramos muy claro que  suerte, suerte… tan solo ha sido y es,  una pequeña porción de la tarta.

Sabemos, que debajo de esa punta del Iceberg hay mucho más que suerte, que en realidad suerte es la que tenemos al levantarnos cada mañana sabiendo lo que queremos conseguir, suerte es haber descubierto que en la zona de confort no van a ocurrir los hechos extraordinarios de nuestra vida. suerte es pedir ayuda si la necesitamos porque no sabemos como pero si sabemos que queremos lograr, suerte es tener muy claro que nadie nos la va a traer a la puerta de casa, como si fuera un regalo…

Tesón, esfuerzo, riesgo, insomnio, sueños, confianza, soledad, críticas…¿ se os ocurre algo más ?…

Yo diría que todo eso no es exactamente ” tener suerte “.

Contadme cuanta “suerte” habéis puesto en vuestros éxitos y en aquellos, cuyo resultado fue diferente a lo esperado, pero que lejos de desanimaros os impulsaron a continuar, RENDIRSE NO ES UNA OPCIÓN.

foto para facebook iceberg

¿ Es septiembre el inicio de un nuevo año para ti ?

Muchos me decís que para vosotros Septiembre es mucho más que el fin de las vacaciones, lo sentís como el inicio de un nuevo año, mucho más si cabe que el 1 de Enero, os sorprendéis haciendo planes, proponiendo nuevos retos y marcando objetivos en vuestro calendario y eso, está bien, muy bien….

Sin embargo también podríais ser de los que sentís el final del verano y la llegada de septiembre como si os colocaran una nueva piedra en vuestra ya abultada mochila, que pertenezcáis a ese 35% de personas que sufre estrés postvacacional, una situación que os bloquea y que incluso os hace sentir mal físicamente, ¿ tenéis tensión muscular, dolores de cabeza, de estómago, apatía y falta de deseo sexual, problemas de sueño o memoria, entre otras cosas?….si sois de los que respondéis afirmativamente seguid leyendo, voy a daros unas pautas que os hagan pasar al grupo de los que ven septiembre como una nueva oportunidad…

El fin del verano y de las vacaciones, es un buen momento para cuidaros, reparar los excesos del verano haciendo una dieta saludable complementándola con ejercicio, éste libera tal cantidad de endorfinas y serotoninas, ( palabrejas raras que no son sino química que segrega nuestro cuerpo ) y que además de regular el sueño, elevan el estado de ánimo, eso si….nada de querer empezar todo la misma semana, un objetivo detrás de otro, haced una lista de lo que es importante para vosotros y, una vez conseguido el primer reto id a por el siguiente, si queréis hacer todo lo que os gustaría de una vez, es probable que os desmoralicéis en la tercera semana. ¡¡ no pasa nada si empezáis por la alimentación y no os apuntáis también a un gimnasio!!, añadid un paseo diario, trotad sin querer hacer en cada salida una maratón, callejead por vuestro barrio o descubriendo otros nuevos, mimaros con una puesta de Sol, haceros pequeñas concesiones de tiempo, solo para vosotros, pequeños espacios en los que sois libres para decidir donde vais, que queréis hacer y de que manera…

Así, un día tras otro, sin apenas daros cuenta habréis iniciado una rutina de ejercicio físico. Otras cosas como el gimnasio, estudiar ese inglés que se te resiste, apuntarte a yoga, a clases de salsa o arreglar ese trastero que amenaza con desbordarse ya vendrán, una cosa detrás de otra …

Evitad la queja y la negatividad, hacerlo es un atentado contra vosotros mismos, formulad nuevas frases que os eleven el estado de ánimo…si, vale, ya se que me vais a decir que volver al trabajo ( sobre todo si no os gusta ) no es como para pegar saltos de alegría, pues bien, imaginaros con un proyecto en marcha…- como puedo mejorar mi situación laboral, que voy a hacer para conseguir cambiar lo que no me gusta e incluso, por que no,  cuales son los pasos que debo dar para cambiar de empleo…

Además de aumentar vuestra positividad, sed agradecidos, si …si, agradecer los buenos ratos y valorar lo que se ha vivido este verano, esos momentos especiales que al recordarlos ahora, en septiembre, os hace sentir genial.

Hace un tiempo leí una frase que me gustó, no recuerdo el autor, pero la hice mía y os la regalo…

” La tristeza vive en el pasado, la ansiedad en el futuro, son emociones fruto de los pensamientos que se eligen en el pensamiento presente”.

Vamos a convertir este septiembre en el mejor de los inicios, el comienzo de todo…

¿ Empezamos ?.

foto corriendo par aweb

 

 

 

Benditas vacaciones…

El país se para, se acerca agosto y esto es como entrar en una dimensión desconocida, nada es lo mismo, si no habéis hecho el papeleo de lo que sea antes, olvidaros de él hasta septiembre porque las probabilidades de que quede sellado, conformado, certificado, resuelto….es mínima. Todo queda ralentizado, es como una escena de Matrix, nada tiene su tiempo real, toca relajarse, respirar hondo y esperar…

Sin embargo hay algo que no cambia, algo que os llevareis  metido en la bolsa de la playa, que os acompañará como la crema solar y tendrá una y otra vez el mismo sabor de siempre, si, como esa marca de cerveza que lleváis bebiendo desde hace tanto tiempo…

Los sueños sin cumplir, las obligaciones impuestas, los objetivos no logrados y estancados, las satisfacciones que no llegaron y las veces que os habéis dicho hasta ahora, – ¡mañana empiezo…!

Esta mañana pensaba en ello, en la gente que me encuentro y me dice, – A partir de septiembre voy a…

Así que he decidido haceros un regalo, es algo sencillo pero de gran valor,  es para vosotros .

Haced una lista de las cosas que no  os gusta cargar en vuestra maleta de vida,  imaginad  la forma, los colores y las sensaciones que os producen, a cada una de ellas le dais un valor del uno al diez, poniendo en una nueva lista y por orden, las que tengan para vosotros mayor importancia y también las que menos puntuación les habéis dado, imaginad por ejemplo, que le dais una importancia de 8 a 10 a conseguir un mejor empleo, volver a enamorar a vuestra pareja, perder peso, hacer una maratón y, sin embargo, la puntualidad, el ahorro, el tener más amigos, aun siendo de importancia, no pasan del 3 al 7.

Bien, de eso se trata, de ordenar vuestros objetivos, ¿ Llevaríais 10 kilos de naranjas entre vuestros brazos ?, seguramente acabarían desparramadas por el suelo, ¿ eso significa que no podéis transportar vosotros mismos las  naranjas ?….¡claro que podéis!, si lo hacéis de manera organizada.

Una vez tengáis vuestra lista hecha toca ponerse manos a la obra, marcaros el tiempo real en el que queréis conseguir lograr las cosas que son prioritarias para vosotros y empezad por la primera, no paséis al segundo objetivo sin haber logrado el primero, ¡¡eso es muy importante!!.

No dispersaros, id paso a paso, naranja a naranja…. que vuestros objetivos sean reales y alcanzables y lo conseguiréis.

  • Al ponerle fecha a un sueño se convierte en meta.
  • La meta dividida en pasos se convierte en plan.
  • Un plan apoyado por acciones se convierte en realidad.

Me encantará saber de vosotros y vuestros sueños conseguidos.foto aeropuerto

Erase una vez…

Marina jugaba en la playa cada día. De las conchas de mar que encontraba hacia largos collares, a ratos, sumergía los pies en el agua o construía castillos con la arena mojada que dejaba caer entre sus dedos, formando curiosas columnas retorcidas. También daba parte de su merienda a Rosita, la gaviota que cada día le hacía compañía,  le llamaba así por el precioso borde rosado de su pico, Marina era feliz en su playa…

Sin embargo, no había día que Marina no mirara hacia la montaña que emergía majestuosa al pie de la playa, los colores del atardecer sobre las rocas y los árboles hacían fantasear a Marina, quien imaginaba mil aventuras nuevas si se decidía a subir por ella, ¿ Qué le esperaba en la cima?…seguro que sería fácil subir por el sendero, ella era una chica valiente y fuerte y en un plis plas estaría contemplando su playa desde arriba.

Una mañana Marina, por fin decidida, inició el ascenso hacia la montaña, su pequeño corazón iba lleno de alegría, se fijaba en cada planta del camino, vio flores azules, mariposas de colores y un sin fin de aromas le llegaban a la nariz, tomillo, romero, incluso, olor a vainilla, que no sabía muy bien de donde salía, pero que le recordaba al bizcocho que hacía su madre.

Marina estaba pasándolo tan bien que no se dio cuenta que el Sol estaba ya muy alto, sudaba y tenía sed, sus pies, acostumbrados a la suave arena tropezaban una y otra vez con todas las piedras que encontraba a su paso, estaba cansada y,  poco a poco, se dio cuenta que la montaña no era tan divertida como parecía, que estaba lejos de su playa, que no iba a ser tan fácil subir y que en realidad lo que ella  quería era volver a la arena, a la orilla del mar, ¿ qué más le daban la plantas azules o las mariposas de colores ?, ella quería bajar, empezó a llorar…

El Sol se oscureció un instante sobre la cabeza de Marina, era Rosita, su gaviota amiga, ella sabía que si la seguía la llevaría de nuevo a la playa y al pensar en ello sonrío por primera vez en mucho rato, impaciente y dispuesta a bajar enseguida, se dio cuenta que Rosi no volaba hacia la playa, volaba hacía arriba, hacía la cima…

Marina, al principio malhumorada no lo entendía, ¡¡ella quería bajar, volver a su playa!! y en lugar de eso, los graznidos de Rosita la perseguían, la hacían avanzar y con su precioso pico rosado parecía hablarle animándola a continuar…

Así, poco a poco, deteniéndose para descansar en la roca que Rosita le indicaba, pero sin perder de vista su objetivo, Marina fue subiendo, metro a metro, piedra a piedra, hasta que al fin se dio cuenta que lo había conseguido, allí estaba, en la cima, contemplando su playa desde arriba…

No se cual de las dos estaba más contenta, si Marina saltando de alegría sin acordarse ya de su cansancio o la gaviota Rosita con  su aleteo acompañado de mil graznidos que llenaban el aire de la montaña…

Marina volvió a su playa al día siguiente, pero volvió sabiendo que había sido capaz de subir a la montaña y podría volver a hacerlo cuando quisiera…

Eso es lo que encontrarás en el Coaching, el proceso para hacer posible tu objetivo y, en mí como tu Coach, a la gaviota Rosita que te dará las herramientas para que lo puedas conseguir.

Con Spazio Coaching, se suben montañas…foto dar comer gaviota facebook