La piel de gallina…

¿ Motivación, ética, comunicación no verbal ?…fui a República Dominicana para dar unas conferencias en la Universidad Salomé Ureña y acabé siendo yo la que aprendió de los más de 80 alumnos que asistieron a ellas.

Me motivaron como solo lo pueden hacer quienes te miran con la ilusión de una vida entera por vivir, bebían cada palabra mía con la sed del que quiere más, mucho más…

No podía fallarles, debía añadir páginas a su libro de vida que tuvieran el valor que ellos merecían, que comprendieran de tal forma que pudieran ver más allá de mis palabras, haciendo suyas las reflexiones, porque debían transmitir lo aprendido a los que un día serán ciudadanos de su país, la responsabilidad era mucha y todo un reto…

Entraron en la sala donde debían transcurrir las conferencias, móvil en mano, nada que no hagamos todos en nuestra vida cotidiana. Se dejaron caer en la silla y con gesto indolente y resignado, unos bostezando, otros con mirada ausente se dispusieron a escuchar a esa española que viniendo de tan lejos, algo sobre la Comunicación no Verbal  y otras cosas les tenía que contar…

Sonreí, miré de un lado a otro y les hice una promesa, al acabar la conferencia lo que habrían aprendido, no lo olvidarían y no les dejaría indiferentes…los estudiantes al oírme se enderezaron en sus asientos, los móviles se pusieron en silencio y sus ojos me regalaron  una luz de interés que no perdieron en las dos horas que estuvieron sentados, bueno, no siempre sentados, pero entonces aún ignoraban las sorpresas que les aguardaban.

Ciento veinte minutos más tarde, la emoción de sus aplausos puestos en pié fue mucho más de la esperada, el agradecimiento de sus profesores describiendo la conferencia como “un bombazo” a repetir en próximos años académicos y, el ruego de la coordinadora de psicología para acudir a la Facultad de Medicina, antes de mi marcha, para que los futuros médicos vivieran también lo que allí había ocurrido me dejó emocionada y,  con el alma tan llena que no tengo forma describir mi gratitud a la vida, por lo mucho que me da, por el regalo de momentos en los que no puedo evitar que se me erice la piel con la generosidad por lo mucho que recibo, por la generosidad ajena…

Ellos me dieron su tiempo, me tatuaron la piel con su calor, me regalaron sus sonrisas y sus risas, salí de allí mucho más que agradecida, salí extraordinariamente viva….

¡¡ Nos volveremos a ver !!.

foto universidad manos arriba (3)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s