¡¡Que suerte tienes!!

¿ Cuantas veces has escuchado esa frase en tu vida ?…

Si tus hijos tienen éxitos académicos y personales, no falta quien te felicite por tu suerte como padre, como si en la ruleta de la paternidad o maternidad hubiera números ganadores o perdedores, no hay hijo que llegue con manual de instrucciones, ¡¡menudo susto la primera fiebre con llanto inconsolable !!. Ser padre es un constante acierto- error, no hay otra, lo fácil es delegar en la escuela, en los amigos que se van encontrando, seguir las opiniones ajenas, (todos tenemos cerca aquel que lo haría diferente a ti, e insiste que mucho mejor)… Lo difícil es estar ahí cuando nuestros hijos quieren y cuando no quieren, cuando se enfrentan y cuando nos ponen a prueba, somos humanos y no hay quien no haya querido tirar la toalla, esos “Locos bajitos”, como decía Serrat, pueden hacer de tu día un infierno, eso es así y el resto, muy a pesar nuestro es poesía.

Sin embargo, ¡¡buenas noticias!!, de nuestros errores, nuestros hijos también aprenden, me lo dijo el pediatra de los míos, cuando acudí presa de la más profunda angustia, por la constante sensación de no acertar nunca…

Antes de que tuviéramos hijos, o nos los tuviéramos, nosotros  construimos  el Iceberg de nuestras vidas, ya fuera como estudiantes o no, vivimos una vida y empezamos otras muchas muchas y, en cada éxito conseguido, escuchábamos a menudo un ¡¡que suerte tienes!! y nosotros dábamos por toda respuesta una sonrisa, aunque tuviéramos muy claro que  suerte, suerte… tan solo ha sido y es,  una pequeña porción de la tarta.

Sabemos, que debajo de esa punta del Iceberg hay mucho más que suerte, que en realidad suerte es la que tenemos al levantarnos cada mañana sabiendo lo que queremos conseguir, suerte es haber descubierto que en la zona de confort no van a ocurrir los hechos extraordinarios de nuestra vida. suerte es pedir ayuda si la necesitamos porque no sabemos como pero si sabemos que queremos lograr, suerte es tener muy claro que nadie nos la va a traer a la puerta de casa, como si fuera un regalo…

Tesón, esfuerzo, riesgo, insomnio, sueños, confianza, soledad, críticas…¿ se os ocurre algo más ?…

Yo diría que todo eso no es exactamente ” tener suerte “.

Contadme cuanta “suerte” habéis puesto en vuestros éxitos y en aquellos, cuyo resultado fue diferente a lo esperado, pero que lejos de desanimaros os impulsaron a continuar, RENDIRSE NO ES UNA OPCIÓN.

foto para facebook iceberg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s