Benditas vacaciones…

El país se para, se acerca agosto y esto es como entrar en una dimensión desconocida, nada es lo mismo, si no habéis hecho el papeleo de lo que sea antes, olvidaros de él hasta septiembre porque las probabilidades de que quede sellado, conformado, certificado, resuelto….es mínima. Todo queda ralentizado, es como una escena de Matrix, nada tiene su tiempo real, toca relajarse, respirar hondo y esperar…

Sin embargo hay algo que no cambia, algo que os llevareis  metido en la bolsa de la playa, que os acompañará como la crema solar y tendrá una y otra vez el mismo sabor de siempre, si, como esa marca de cerveza que lleváis bebiendo desde hace tanto tiempo…

Los sueños sin cumplir, las obligaciones impuestas, los objetivos no logrados y estancados, las satisfacciones que no llegaron y las veces que os habéis dicho hasta ahora, – ¡mañana empiezo…!

Esta mañana pensaba en ello, en la gente que me encuentro y me dice, – A partir de septiembre voy a…

Así que he decidido haceros un regalo, es algo sencillo pero de gran valor,  es para vosotros .

Haced una lista de las cosas que no  os gusta cargar en vuestra maleta de vida,  imaginad  la forma, los colores y las sensaciones que os producen, a cada una de ellas le dais un valor del uno al diez, poniendo en una nueva lista y por orden, las que tengan para vosotros mayor importancia y también las que menos puntuación les habéis dado, imaginad por ejemplo, que le dais una importancia de 8 a 10 a conseguir un mejor empleo, volver a enamorar a vuestra pareja, perder peso, hacer una maratón y, sin embargo, la puntualidad, el ahorro, el tener más amigos, aun siendo de importancia, no pasan del 3 al 7.

Bien, de eso se trata, de ordenar vuestros objetivos, ¿ Llevaríais 10 kilos de naranjas entre vuestros brazos ?, seguramente acabarían desparramadas por el suelo, ¿ eso significa que no podéis transportar vosotros mismos las  naranjas ?….¡claro que podéis!, si lo hacéis de manera organizada.

Una vez tengáis vuestra lista hecha toca ponerse manos a la obra, marcaros el tiempo real en el que queréis conseguir lograr las cosas que son prioritarias para vosotros y empezad por la primera, no paséis al segundo objetivo sin haber logrado el primero, ¡¡eso es muy importante!!.

No dispersaros, id paso a paso, naranja a naranja…. que vuestros objetivos sean reales y alcanzables y lo conseguiréis.

  • Al ponerle fecha a un sueño se convierte en meta.
  • La meta dividida en pasos se convierte en plan.
  • Un plan apoyado por acciones se convierte en realidad.

Me encantará saber de vosotros y vuestros sueños conseguidos.foto aeropuerto

Erase una vez…

Marina jugaba en la playa cada día. De las conchas de mar que encontraba hacia largos collares, a ratos, sumergía los pies en el agua o construía castillos con la arena mojada que dejaba caer entre sus dedos, formando curiosas columnas retorcidas. También daba parte de su merienda a Rosita, la gaviota que cada día le hacía compañía,  le llamaba así por el precioso borde rosado de su pico, Marina era feliz en su playa…

Sin embargo, no había día que Marina no mirara hacia la montaña que emergía majestuosa al pie de la playa, los colores del atardecer sobre las rocas y los árboles hacían fantasear a Marina, quien imaginaba mil aventuras nuevas si se decidía a subir por ella, ¿ Qué le esperaba en la cima?…seguro que sería fácil subir por el sendero, ella era una chica valiente y fuerte y en un plis plas estaría contemplando su playa desde arriba.

Una mañana Marina, por fin decidida, inició el ascenso hacia la montaña, su pequeño corazón iba lleno de alegría, se fijaba en cada planta del camino, vio flores azules, mariposas de colores y un sin fin de aromas le llegaban a la nariz, tomillo, romero, incluso, olor a vainilla, que no sabía muy bien de donde salía, pero que le recordaba al bizcocho que hacía su madre.

Marina estaba pasándolo tan bien que no se dio cuenta que el Sol estaba ya muy alto, sudaba y tenía sed, sus pies, acostumbrados a la suave arena tropezaban una y otra vez con todas las piedras que encontraba a su paso, estaba cansada y,  poco a poco, se dio cuenta que la montaña no era tan divertida como parecía, que estaba lejos de su playa, que no iba a ser tan fácil subir y que en realidad lo que ella  quería era volver a la arena, a la orilla del mar, ¿ qué más le daban la plantas azules o las mariposas de colores ?, ella quería bajar, empezó a llorar…

El Sol se oscureció un instante sobre la cabeza de Marina, era Rosita, su gaviota amiga, ella sabía que si la seguía la llevaría de nuevo a la playa y al pensar en ello sonrío por primera vez en mucho rato, impaciente y dispuesta a bajar enseguida, se dio cuenta que Rosi no volaba hacia la playa, volaba hacía arriba, hacía la cima…

Marina, al principio malhumorada no lo entendía, ¡¡ella quería bajar, volver a su playa!! y en lugar de eso, los graznidos de Rosita la perseguían, la hacían avanzar y con su precioso pico rosado parecía hablarle animándola a continuar…

Así, poco a poco, deteniéndose para descansar en la roca que Rosita le indicaba, pero sin perder de vista su objetivo, Marina fue subiendo, metro a metro, piedra a piedra, hasta que al fin se dio cuenta que lo había conseguido, allí estaba, en la cima, contemplando su playa desde arriba…

No se cual de las dos estaba más contenta, si Marina saltando de alegría sin acordarse ya de su cansancio o la gaviota Rosita con  su aleteo acompañado de mil graznidos que llenaban el aire de la montaña…

Marina volvió a su playa al día siguiente, pero volvió sabiendo que había sido capaz de subir a la montaña y podría volver a hacerlo cuando quisiera…

Eso es lo que encontrarás en el Coaching, el proceso para hacer posible tu objetivo y, en mí como tu Coach, a la gaviota Rosita que te dará las herramientas para que lo puedas conseguir.

Con Spazio Coaching, se suben montañas…foto dar comer gaviota facebook

 

Rendirse no es una opción.

Parece que hoy en día no hay lugar para el desánimo, nos levantamos al grito de ¡¡ Tu puedes !!  y, si no puedes da igual porque lo que se espera de ti es que puedas, el cómo hacerlo ya no está incluido en el manual…

Nos motivan diariamente desde los medios publicitarios, te dicen que si bebes, comes o te perfumas con una u otra marca todos los obstáculos desaparecerán y nosotros…va, nos lo creemos y lo compramos.

Por no hablar  de las redes sociales, donde podemos encontrar desde el que se ha propuesto conseguir, por primera vez en su vida, los abdominales perdidos… a la que nunca se había tirado en paracaídas y ha decidido hacerlo, eso si, que luego en el vídeo salga gritando como si no hubiera un mañana, carece de importancia.

Esta bien…todo eso está  muy bien.

Pero a menudo en mi centro Spazio Coaching, me encuentro con clientes que quieren conseguir un objetivo que no han elegido ellos, en muchos casos, en nuestra primera sesión, acaban refiriéndose a las expectativas que su entorno les impone…

Si tienen una vida placentera en soledad deben buscar opciones sociales porque según les dicen –  que te guste estar solo, eso, no es normal.

Si ocupan un cargo sin grandes presiones que les deja tiempo para tener calidad de vida acaban escuchando, – ¡con lo que tu vales y tan desaprovechado! y claro…no les queda otra que convertir el ascenso no deseado en su objetivo, realizar conmigo un proceso de Coaching Wingwave, para superar su miedo a hablar en público en cada presentación de producto de su empresa, aprender como potenciar su capacidad de comunicación o resolver su miedo a volar para poder viajar como le exigen, porque eso, es lo que se espera de ellos…

Así podría hablaros de muchos, de los que a la pregunta ¿ cual es tu objetivo ?, me contestan, – todo el mundo me dice que podría llegar a….y cuando yo les pregunto ¿ que es lo que tu quieres ?, sus ojos me dicen lo contrario de lo que me cuenta.

Tener metas es bueno, no darse por vencido es la base del éxito, insistir y sembrar con las mejores semillas para que nuestros sueños se conviertan en el Amazonas de nuestra vida, es la fórmula para conseguir cosas que jamás creímos que podríamos conseguir.

Salir de la zona de confort que nos inmoviliza no solo es positivo sino sano, da un miedo de vértigo, pero cuando estás fuera y te das cuentas de que has podido saltar sin morir en el intento y estás donde jamás creíste que podrías estar, no tiene descripción posible.

Pedir ayuda, consejo, rodearse de gente positiva que nos empape con su energía es el mejor perfume que podemos llevar sobre nuestra piel.

Visualizar el sueño, dotarlo de todos los colores, la forma, la situación, ponernos en la situación y decir,- ¡ lo conseguiré!.

Pero que sean  nuestros sueños, los que nosotros realmente queremos y,  que en el camino para lograrlo no perdamos de vista las cosas importantes, no perdamos la sonrisa…foto para web facebook